En la isla de La Gomera podrás saltar de un paisaje a otro distinto y sentir como su naturaleza exuberante y mágica te envuelve poco a poco.

La isla cuenta (desde 2011) con la distinción de Reserva de la Biosfera en la categoría Excelente gracias a sus ecosistemas terrestre y marino.

La Gomera está ubicada a tan solo 30 kilómetros de Tenerife y es la segunda isla más pequeña del archipiélago canario; La isla se encuentra perfectamente comunicada con Tenerife por barco y avión. Dispone de una frecuencia de tres viajes diarios en barco ida y vuelta, con dos compañías marítimas diferentes y dos vuelos de avión diarios.

De las siete islas mayores del archipiélago canario, La Gomera es la que conserva sus costumbres y tradiciones de una forma más pura. Sólo en La Gomera podrás conocer el Silbo Gomero, un  lenguaje con el que desde antaño los gomeros se comunican silbando en las distancias. Además,  la isla celebra espectaculares fiestas tradicionales de gran sabor y cuenta con una gastronomía, plagada de elementos únicos, como el potaje de berros, o la miel de palma, un exquisito manjar elaborado a partir del guarapo, nombre con el que se conoce la savia de la palmera.

El Mayor tesoro que esconde La Gomera es

El Parque Nacional de Garajonay

Parque Nacional de G

El Parque Nacional de Garajonay, es un viaje al Terciario, un lugar misterioso envuelto en una profunda niebla como sacado de un cuento de misterio, en la actualidad es la muestra mejor conservada de este tipo de ecosistema. 

El Parque Nacional de Garajonay es patrimonio de la Humanidad desde noviembre de 1986, cuando el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco incluyó al Garajonay en la lista del Patrimonio Mundial, elevándolo a la máxima categoría internacional que puede alcanzar un espacio nacional protegido.

Tiene una extensión de 3.984 hectáreas, que supone el 10% de la superficie insular.

Este valioso espacio natural cuenta con la mejor representación del bosque de laurisilva y ofrece la imagen que podía tener el sur de Europa y el norte de África hace millones de años. Es el refugio de uno de los bosques más singulares y emblemáticos del mundo.

Otros valores del Parque Nacional son la diversidad de vegetación y la existencia de espectaculares monumentos geológicos, como los Roques de Agando.